martes, 23 de abril de 2013

MIR


A cualquiera de nosotros le ha atendido alguna vez un MIR.
Son médicos que están aprendiendo una especialidad durante cuatro o cinco años.
Lo que no todos saben cuándo les atiende un médico joven, un médico interno residente, es su historia.

Primero hay que tener un bachillerato con nota media de sobresaliente, para que, una vez hecha la selectividad, obtengan una media final cercana al nueve sobre diez.
Después de una carrera universitaria de seis años, muy difícil y con muchas horas lectivas, tantas, que es prácticamente imposible que se pueda compaginar con algún trabajo, acaban la carrera,  pero no son nada.
Cómo médico “a secas” a lo más que pueden aspirar es a un contrato en una residencia de ancianos o en algún hospital de provincia pequeña haciendo urgencias.
Le permiten colegiarse, pero trabajar es casi imposible, hay que hacer el MIR.
Durante el último año de carrera, la mayoría de los estudiantes se matriculan en una academia para empezar a preparar el examen.
Una vez aprobada la última asignatura, hay que empezar a estudiar, repasar y volver a repasar todo lo aprendido durante los últimos años.
Y en enero, normalmente el último sábado, por la tarde, se enfrentan a las cinco horas más temidas desde que iniciaron esta aventura.
Todos salen diciendo lo mismo, se acabó el suplicio. “La suerte está echada”
Luego vienen las notas iniciales, las preguntas impugnadas, las notas definitivas y el número obtenido, el que te servirá para elegir plaza antes o después que los demás.
En el tiempo que transcurre desde el examen hasta el día de la elección, se dedican a visitar los hospitales que les gustan y las especialidades que podrían elegir.
Hay que llevar las cosas claras y varias opciones, ya que los anteriores pueden querer lo mismo y no llegar a tu turno.
Todos los médicos de España eligen en Madrid en el Ministerio de Sanidad. Esto es algo que la tecnología no ha variado.
Las dos semanas que dura la elección, la puerta del Ministerio, frente al Museo del Prado, es un hervidero de gente joven y de sus familias.
¡Qué nervios los días previos ante la pantalla del ordenador viendo en directo cómo desaparecen las plazas más preciadas!
Cuando llega el momento, el día D, hora H, que les han asignado en función de su nota, entran en el salón, y presencian cómo sus compañeros de fatigas, los que han sufrido lo mismo para llegar hasta aquí, durante unos minutos se convierten en sus enemigos, les pueden quitar la plaza soñada.
Y dicen su nombre, sube, elige y le dan su credencial y la enhorabuena.
Pero no siempre es feliz el elector. En muchas ocasiones se han roto sus sueños, aunque con su número, ya lo imaginaba.
Será un MIR pero no en el hospital que quería, o en la especialidad que le habría gustado, o en otra ciudad, lejos de los suyos.
Hay algunos que no acuden al Ministerio. Prefieren renunciar, volver a intentarlo el próximo enero.
A mediados de mayo se incorporarán a sus puestos de trabajo. Porque no nos engañemos, son médicos aprendiendo pero, a su vez, mano de obra barata, muy barata.
Serán el "último mono" al que todos mandan, el que más guardias hace, el que tendrá que esperar un año para tener un "R" pequeño al que poder mandar un poco y poder ser el "penúltimo mono"
Pasarán cuatro o cinco años en el hospital elegido y, cercanos a la treintena, eso en el mejor de los casos, tendrán que empezar a buscar trabajo……

Pero eso ya es otra historia.

4 comentarios:

  1. Almudena mi sobrino fue uno de ellos, cuando dejo de ser el último "mono" consiguió según sus palabras El milagro, y es médico en Ibiza. Es muy duro y muy extenso en el tiempo casi 15 años, eso la mayoría son unos médicos espectaculares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerme.
      Sé de lo que hablo porque mi hija es médico y lo he vivido en casa. Es muy duro.

      Eliminar
  2. Indudablemente tiene que ser una profesión vocacional, creo que la carrera más dura, también es cierto que nuestra vida depende de ellos, dicen que el médico bueno es el que acierta, en medicina 2 y 2 no son 4,por lo que además de seguir toda la vida estudiando nuevas investigaciones tienen que tener "ojo clínico" ¿lo hay más difícil?.

    ResponderEliminar
  3. Dura carrera, yo solo tengo agradecimiento para ellos, por propia experiencia.

    ResponderEliminar