miércoles, 13 de septiembre de 2017

Tomando un refresco con Maria José Moreno

Conocí a María José Moreno, la escritora, leyendo “Bajo los tilos”, un libro que me cautivó y me llevó a querer saber más de esta autora, algo que hoy es relativamente sencillo gracias a las redes sociales.
Me cuenta Facebook, que nos hicimos “amigas” en enero de 2014. Podría haber quedado en un trato amistoso como tengo con tantos escritores a los que sigo, leo y admiro, pero con ella fue diferente.
Nos unen muchas cosas: una edad similar, su Córdoba natal es la Córdoba de mi madre y de mis abuelos, nuestro amor incondicional por la familia, el orgullo que sentimos hacia los hijos, nuestra ilusión por tener unas personitas que nos llaman abuela, y nuestra pasión por la literatura.
Hemos compartido grandes momentos, agradables conversaciones, nos hemos sincerado en infinidad de ocasiones, y hemos ido fraguando una amistad verdadera.

Siempre que María José viene a Madrid -mi viaje a Córdoba está pendiente- procuramos compartir unas horas en las que charlar a solas, o en compañía de amigas comunes.
En esta ocasión, hemos quedado para tomar un refresco en una de las cafeterías de la Estación de Atocha. Tenemos por delante dos horas hasta que salga el AVE que la llevará de vuelta a su casa y hemos decidido hacer de nuestra conversación una pequeña entrevista.
La veo llegar a lo lejos, menuda, sonriendo, con su maleta de viaje y un libro en la mano.
Como solemos “dialogar” por escrito, siempre me sorprende con su acento cordobés, suave, envolvente.

-¿Qué tal ha ido la Feria? ¡Qué rabia no haber podido acudir!
-No ha estado mal. No he arrasado, pero algunas personas se han acercado a conocerme después de leer la Trilogía del Mal. Aunque ya sabes que lo mejor es el reencuentro con la gente de Madrid, en ese sentido, te he echado mucho de menos.

-Estás viviendo un año sabático, porque necesitabas descansar de la dureza que supuso escribir “La trilogía del Mal”, por ese motivo no me apetece hablar de tus libros, si no de tu vida.
-Por mí genial, pero el año ya se ha cumplido y ya es hora de que me meta a escribir algo, porque creo que como lo deje mucho me va a acostar adentrarme. Se está demasiado bien sin hacer nada, jajaja.

-¿Qué supone para ti la familia, tu familia?
-La familia lo es todo. Sin ellos, no sería como soy y por ellos me levanto cada día con ilusión por seguir haciéndolo bien.

-Cuando tu hija decidió estudiar Medicina y, posteriormente, especializarse en Psiquiatría, como tú, ¿qué le aconsejaste?
-Lo cierto es que nunca le insistí para que estudiara Medicina. Es una carrera muy larga, dura y además se necesitaba una nota de Bachillerato y Selectividad muy alta para entrar. Durante muchos años estuvo debatiéndose por otras carreras hasta que en el último (creo que cuando supo que iba a sacar nota suficiente) ya  se decidió por Medicina. Por otro lado, me preocupaba que la estudiara en Córdoba. Como sabes yo soy profesara de la Facultad de Medicina y temía que sus compañeros le hicieran la vida imposible. Sin embargo, no fue así. Ella estudió más que el resto y supo labrarse el respeto entre ellos. A lo largo de la carrera, también dudó en qué especializarse, pero al final lo tuvo claro, sin que yo le dijera nada, que quería ser psiquiatra. Yo la mandé a la Unidad de Agudos del Hospital, la más dura, para que viera si de verdad le gustaba y vino encantada. En realidad, nunca he intervenido en sus elecciones. Creo que hay que dejar que ellos escojan por sí mismos, se equivoquen o no.

-¿Qué se te viene a la cabeza del día que acabó la carrera?
-Para mí fue muy emocionante porque yo hice la conferencia de clausura en el acto de imposición de becas. Recuerdo como la voz casi no me salía del cuerpo, tenía un nudo que me atenazaba la garganta. Veía su carita toda emocionada y me sentía tan orgullosa de que lo hubiera logrado y de manera tan brillante, que no cabía dentro de mí. Igual me pasó cuando leyó su Tesis Doctoral.

-Las dos hemos vivido, como madres, los nervios del examen de MIR, la elección de plaza, los duros años de residencia.
»¿Cómo valorarías el sistema de especialización de la Medicina en España?
-Todos los sistemas tienen fallos pero dentro de lo peor este es de lo mejor porque si estudias puedes tener una plaza asegurada. Otra cosa es que saques un número que te asegure la plaza en concreto que deseas. Por eso son muchos los que después de terminar una especialidad vuelven a examinarse para ver si consiguen obtener nota y hacer lo que ellos querían. Es cierto que los años de residencia son muy duros, pero creo que son a los únicos licenciados, ahora graduados, que les pagan por formarse.

-Si tuvieses que resumir en un corto recuerdo el día de la boda de tu hija, ¿qué me contarías?
-Su sonrisa de felicidad y el brillo de sus ojos, nunca los olvidaré.

-En tus libros plasmas anécdotas y vivencias del día a día. Tu despacho, el portero de la finca en la que tienes tu consulta privada, están reflejados en la Trilogía del Mal. ¿Te has planteado escribir algo que se desarrolle en la Facultad de Medicina, con los estudiantes, tus alumnos, de protagonistas?
-Hasta ahora no lo había pensado, pero igual algún día puedo planear un asesinato en el campus, eso daría mucho juego. Me has dado una gran idea jajaja.

-Si te digo, háblame del mar, ¿qué se te ocurriría?
-Para mí el mar es vida. Representa las vacaciones, la tranquilidad, el disfrute, escribir, leer, compartir con familia y amigos. No puedo pasar mucho tiempo sin verlo, así que me escapo cuanto tengo unos días libres.

-¿Y qué me dirías de Córdoba?
-Una ciudad preciosa que a veces no valoro demasiado por aquello de la costumbre y la rutina. Cuando acompaño a alguien que no es de aquí y recorro con ellos su calles, callejas y monumentos es cuando vuelvo a apreciar el valor tan inmenso que tenemos y lo afortunados que somos de compartir tantas culturas diferentes.

-Tus comienzos en las redes sociales, en Facebook en particular, fueron con la famosa Granja, FarmVille. ¿Cómo era la granjera María José? ¿Qué te hizo dejarla?
-¡Dios mío, qué recuerdos! Nos juntamos unos pocos amigos, algunos nos reencontramos por Facebook y otros los hicimos a partir de la granja. Estábamos hasta altas horas de la noche jugando. Éramos vecinos, nos cuidábamos unos a otros, nos inventábamos perfiles falsos en FB de granjeros para obtener más recursos y entre todo eso, compartíamos y nos echábamos unas risas, que era lo más divertido. El problema estaba en que la granja necesitaba mucha dedicación para tenerla en condiciones y yo tenía poco tiempo, ya había comenzado a escribir, por lo que al final tuve que sacrificarla en pos de la escritura. Pero nunca olvidaré aquella época. Fue muy especial.

-Leí en una entrevista, al poco de conocerte, que tu gran ilusión era ser abuela. Esa ilusión se vio satisfecha en diciembre de 2015, con la llegada de Alberto. ¿Qué es tu nieto para ti? ¿Cómo te ha cambiado la vida?
-Es verdad, recuerdo haberlo dicho. Pero, aquella ilusión no tenía nada que ver con lo que luego sentí cuando nació Alberto. Fue un instante, cuando vi salir del paritorio a mi hija con su hijo entre los brazos y cómo lo miraba, sentí como si un ciclo se hubiera cumplido. Emocionada y con lágrimas en los ojos disfruté de aquella visión y desde entonces esa personita se me ha metido tan dentro que me ha cambiado la vida por completo. Verlo por la mañana es mi alegría de cada día y hasta ahora he podido disfrutar de ese privilegio. Pienso continuamente en él y estoy deseando ver su sonrisa. Además ahora que ya es más persona e interacciona se disfruta mucho más de su compañía, aunque está hecho un pequeño terremoto. Te confieso que cuando mi hija se quedó embarazada deseaba que fuera una niña, pero ahora no cambio a Alberto por nadie.

-¿Cómo te llama?
-Me llama yaya J

-Me emocionó cuando publicaste el cuento “Pepe Pepino”. Eso sí que era romper todos los esquemas de lo que habías escrito hasta entonces. ¿Por qué lo escribiste?
-Escribí el cuento pensando en ese futuro nieto/a que anhelaba tener. Era una manera de que supiera que su abuela escribía y que siempre pudiera tenerlo a mano y recordarme. Mi idea y, aún no la descarto completamente, era hacer una serie con el personaje. No sabía lo difícil que era tener que compaginarlo con una ilustradora.

-¿Qué pensaste cuando la Reina Sofía lo compró para sus nietos en la Feria del Libro de Madrid?
-Cuando Ramón Alcaraz me escribió y me lo dijo, no me lo creía. Recuerdo que estaba en casa de Mercedes Gallego, nos había invitado a comer a Mayte Esteban y a mí. Según Mayte, puse una cara de boba inmensa. Ni en sueños lo habría imaginado. Pensé que igual era el tirón que necesitaba para darse a conocer, pero no fue así. Pepe Pepino no ha encontrado aún su sitio, confío en que algún día sea suficientemente apreciado.

-Cuando iba a nacer tu nieto, nos sorprendiste haciendo cosas preciosas para su canastilla. ¿Haces labores habitualmente?
-De siempre me ha gustado mucho la costura, el punto de cruz, el petit point y el punto de media. Recuerdo desde muy pequeña ponerme a coser junto a mi madre, mientras ella lo hacía y me enseñaba. Me encantaba hacer vainica doble, me salía genial. Lo último que he hecho fue la canastilla de Alberto y no creo que pueda hacer muchas cosas más. Tengo artrosis de las manos desde que los cuarenta años y últimamente ha avanzado muchísimo (cosas de cumplir años), ya casi no puedo escribir a mano, y el médico me ha prohibido que haga esfuerzos con ellas. De todas maneras si viniera otro nieto o nieta, a pesar del dolor, algo le haría.

-También te encanta cocinar, sobre todo con la Thermomix. ¿Cuál es tu plato preferido?
-La Thermomix me encanta porque me ahorra tiempo. Mientras la máquina cocina yo puedo seguir leyendo o escribiendo. Sin embargo, mi plato preferido son los huevos fritos con patatas, pimientos y chorizo. Tanto nos gusta que es la comida que hacemos, clásicamente, el día de Navidad que celebramos desde hace muchísimos con los amigos.

-Nómbrame hasta tres escritores que hayas leído en tu juventud y que consideres que te han influido.
-Daphne du Maurier el autor de Rebeca.
»Emily Brönte y su novela Cumbres Borrascosas
»Maxence van der Meersch con la novela Cuerpos y almas
»Todas estas novelas las he leído un sinfín de veces.

-¿Qué tipo de cine te gusta?
-Cualquier película que sea buena y que no solo me entretenga sino que me haga pensar.

-¿Que te gustaría que se supiese de ti, que no hayas contado?
-Soy una mujer inquieta, disfruto con todo y me encanta aprender. Creo que es una de las facultades humanas más importante que no cesa con la edad.

-Me voy a poner seria que queda poco tiempo para que nuestra charla llegue a su fin. ¿Qué proyectos tienes?
-Como sabes he estado un tiempo sin escribir después de terminar la Trilogía del Mal. Ahora he vuelto a retomar un personaje muy querido para mí, Baldomero Puerto Casillas, el protagonista de Vida y milagros de un ex. Estoy escribiendo una nueva aventura y planeando de qué manera darla a conocer. También tengo otras cosas en mente que prefiero guardarme hasta que haya algo más concreto.

-¿Qué suponen las dos brujillas Pilar Muñoz y Mayte Esteban en tu vida?
-Son mi apoyo y sustento en este complicado mundo literario en el que normalmente te encuentras muy sola. Nos ayudamos mutuamente a la hora de escribir con idea de hacerlo cada vez mejor y presentar un producto final cuidado; en los malos momentos (suele haber muchos) nos sujetamos entre las tres y nos alegramos de los triunfos que cada una va consiguiendo con gran esfuerzo. En definitiva son mis «amigas».

-¿Cómo ves el panorama editorial y de autopublicación?
-No lo veo bien, Almudena. La autopublicación ya no es como cuando yo autopubliqué Bajo los tilos. Amazon cada vez está más repleto de novelas por lo que hay una gran competencia y pocas ventas. Por otro lado, la publicación por editorial tampoco te asegura las ventas a no ser que des un «pelotazo» como yo le digo a mis brujillas. Es decir, una editorial de las grandes que apueste al 200% por ti. Muchos lo intentan pero muy poco son los escogidos.

-Además de tus libros, has acudido a todos los medios de comunicación para explicar el peligro de las redes sociales en niños y adolescentes y la presencia del Mal a nuestro alrededor. ¿Crees que has conseguido que estemos más atentos? ¿Tiene solución el problema o va unido a las nuevas tecnologías?
-Siempre que acudo a la radio o a la televisión como ha ocurrido desde que se ha publicado la Trilogía del Mal, intento no solo hablar de mi novela sino de la aquellos aspectos preventivos que intento trasmitir también con ellas. Como sabes cada una de ellas trata de  aspectos muy concretos del mal: el maltrato psicológico, los abusos sexuales en la infancia, la pedofilia y el ciberacoso. Todos estos problemas me preocupan mucho porque se dan con excesiva frecuencia y, a veces, ni nos damos cuenta de que están pasando a nuestro lado. Y respecto al problema de las redes sociales, lo que estamos penando es nuestra ignorancia. Todos, adultos y niños, tenemos que aprender a movernos con seguridad en este mundo tecnológico.

-¿Cuál ha sido tu última lectura?
-Acabo de terminar una novela que me ha gustado mucho porque está muy bien tramada, con unos personajes bien trazados y con mucha carga psicológica bien llevada, se titula Tan tuyo como tu muerte de Emili Bayo, de Versátil ediciones. Un thriller psicológico que te  recomiendo.

-En tu consulta de psiquiatría verás todo tipo de pacientes. ¿En algún momento has sentido miedo?
-Llevo más de treinta años de profesión y creo que solo en dos o tres veces me he sentido vulnerable ante un paciente. Al contrario de lo que pensamos, el enfermo mental no es agresivo a no ser que tenga alucinaciones o delirios. Mucho más agresiva es la gente normal.

-Ahora que está muy de moda escribir sobre el arrepentimiento de algunas mujeres después de vivir la maternidad, como mujer, ¿qué opinas sobre este tema?
-Yo nunca he creído en el instinto maternal. La maternidad debe ser un hecho responsable, de manera que cuando uno se decide a traer un hijo al mundo debe de ser consciente de todo lo que eso conlleva. Quien es madre y se arrepiente es porque no ha valorado todos los pros y contras de lo que supone ese hecho; suelen ser personas muy egocéntricas.
-Hay autores que ven un error que se cuente en las redes sociales cosas de la vida privada, que defienden que hay que limitarse exclusivamente a la promoción de sus libros. ¿Qué opinas?
-En realidad, los expertos advierten que nadie debe de hablar de su vida privada en las redes sociales. El problema está en que el clásico espacio público ha desaparecido a favor de un nuevo espacio privado (el de las redes sociales) en el que a veces se airea hasta lo más íntimo. Un escritor utiliza normalmente las redes para promocionar sus novelas, pero es verdad que el hablar de tu vida privada te acerca a los lectores, que en definitiva son los que compran tus novelas.

-¿Piensas en tu jubilación? ¿A qué te gustaría dedicar tu tiempo?
-Mucho. A partir de los 60 años (el año que viene) ya me podría jubilar en la Facultad de Medicina. Pero aún no sé cuando lo haré. Depende de algunos factores que tengo que controlar antes de irme. Cuando me jubile me gustaría dedicarme a mí un poco más. Estoy tan liada siempre que apenas me escucho. Hacer algo de deporte, pasear, tomar café con los amigos, visitar exposiciones, librerías… y, por supuesto, dedicar más horas a mi nieto y a escribir.

Nuestro tiempo se está acabando. El AVE no espera.
Dejamos los últimos minutos para enseñarnos en nuestros móviles lo guapísimos que están nuestros nietos, aunque nos enviamos fotos muy a menudo, siempre está esa última que no hemos mostrado todavía.


Nos despedimos en el estanque de las tortugas con la promesa de vernos pronto y la seguridad de mantener nuestro contacto día a día.

Después de conocer un poco mejor a esta gran mujer, seguro que os apetece leer a esta magnífica escritora. Estos son sus libros publicados:
Su blog: blogdemjmoreno.blogspot.com/
Y acaba de estrenar otro en la revista Zendalibros «En el diván» 





8 comentarios:

  1. Se nota el feeling y el cariño que hay entre vosotras. Una charla muy entrañable, y vosotras dos, aún más. Me ha encantado!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.
      Ya sabes que no te vas a librar, jajajajaja!!!
      Besitos.

      Eliminar
  2. Entrevistas como ésta son siempre de agradecer. Son la mejor manera de conocer la faceta humana del autor, y de lo buenas que son algunas haciendo entrevistas :) Éstas, las bordas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo hemos hablado, nuestra conversación está pendiente.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Gracias, Almudena, compartí un buen rato contigo y esta entrevista es de las mejores que tengo porque esa sí que soy yo, yo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Me gusta escucharte, pero también sabes escuchar, que es muy importante. Besitos.

      Eliminar
  4. Creo que todavía estás a tiempo para estudiar periodismo y convertirte en reportera. O sin estudiarlo, que en los tiempos que corren no hace falta. Una entrevista preciosa, diferente y que rebosa amistad. Genial por las preguntas y emocionante por las respuestas.

    ResponderEliminar