martes, 27 de diciembre de 2016

Mis lecturas de 2016


Venga, aquí están mis lecturas de este año:
Comencé con “Matar al mensajero”, de Mercedes Gallego. En ese momento era la segunda de la tres que tenía publicadas de la saga Candela Luque. Fue la que más me gustó de las tres, pero estaba por leer “Nada será igual” que llegó a mitad de año y superó todo lo leído hasta entonces de esta autora y amiga.
Le segunda lectura del año “Los colores de una vida gris” de Pilar Muñoz, se iba a convertir en uno de las mejores libros que he leído en los últimos tiempos. Me gustó el tema y su forma de narrarlo.
Continué con dos recomendaciones “Planes de boda” de Ana González Luque y “Ángeles de Cartón” de M.A. López Matamoros. Sobre el primero solo puedo decir que es tonto e insulso y no me puedo explicar que tenga buenas críticas, no recuerdo quien me lo recomendó pero, a partir de su lectura, anoto quien me recomienda las cosas para saber si es de gustos parecidos a los míos. Sobre el segundo es una lectura extraña, que estuve a punto de dejar y que me alegré de terminar por su sorprendente final, aún así, no podría invitar a leerlo.
Después de mucho tiempo esperando, Marta Querol publicó el final de su trilogía “Yo que tanto te quiero”. No me decepcionó, me gustó muchísimo y me pareció un magnífico broche de oro para la aventura que inició con “El final del ave Fénix”.
La pieza que faltaba” de Antonia Romero, amena, alegre, divertida, disfruté con su lectura.
Jorge Díaz presentaba libro y decidí leer algo de él antes de conocerle. “Cartas a Palacio” fue todo un descubrimiento. Me gustó muchísimo. Volveré a leer a este autor, sin duda.
El poder de la sombra” lo leí muy rápido para poder hablar de él en la presentación que María José Moreno hizo en Madrid. Me gustó mucho aunque no tanto como el primero de la trilogía del Mal “La caricia de Tánatos”. Casi finalizando el año he tenido la oportunidad de leer “La fuerza de Eros”, con la que la autora ha cerrado la trilogía, y que me ha encantado. Otro broche de oro. Buenísimo.
¿A qué llamas tú amor?” de Pilar Muñoz. Aunque no es el tipo de lectura que me gusta, con tintes eróticos, está escrito con elegancia y sin abusar del erotismo, cuando no es necesario. Muy recomendable, sobre todo, para los amantes del género.
Lágrimas de tequila” de Cita Franco es un conjunto de relatos que me gustaron mucho.
Café y cigarrillos para un funeral” de Roberto Martínez Guzmán, novela corta que me sorprendió gratamente. Le seguiré leyendo.
Después me decidí por “La víspera de casi todo” de Víctor del Árbol, flamante premio Nadal. Novelón, duro, fuerte, magníficamente escrito, de los que dejan huella.
Tras este, era difícil elegir lectura y busqué algo sencillo, “Brianda, el origen del medallón” de Mayte Esteban. Ya había leído “El medallón de la magia”, literatura juvenil, y pensé que éste otro, el origen, era similar. Nada más lejos de la realidad. Brianda es una ficción histórica muy bien ambientada, que me sorprendió en cada página y que he recomendado a todo el que me ha querido escuchar.
Los últimos días de Saint Pierre” de Carolina P. Alcaide, novela romántica con historia real de fondo que yo desconocía y me hizo investigar sobre el tema. Disfruto cuando un libro me hace indagar en la historia y aprender cosas nuevas.
Lo que encontré bajo el sofá” y “El regalo” de Eloy Moreno, fueron dos de mis lecturas de verano que me acompañaron en las noches calurosas de la Sierra de Madrid. Había leído fragmentos que el autor escribe en Facebook, pero nunca pensé que me pudiesen gustar tanto.
Y si no es casualidad” de Sara Ventas, novela fresca, romántica y con unos magníficos paseos por Verona, ciudad que a mí me había enamorado y que he vuelto a recordar gracias a este libro.
También he leído una novela de la que sólo puedo decir que su autora está esperando el momento oportuno para publicarla y que, cuando se decida, será un éxito seguro porque es preciosa.
Y ahora voy a citar las lecturas “diferentes”.
Mercedes Pinto Maldonado nos regaló a sus lectores una novela por entregas semanales “El escritor desahuciado” que esperábamos cada domingo con verdadero interés y que siempre se quedaba en lo más interesante. Cuando tenga tiempo la volveré a leer, para volver a disfrutarla.
Clemente Roibás Blanco también nos regala magníficos relatos en las redes sociales.
Pilar Muñoz, con sus relatos de mujer, sus micro relatos, sus reflexiones y todo lo que escribe, tiene la generosidad de llenar horas de lectura de gran calidad a lo largo de todo el año.
Y dejo para el final a Víctor Fernández Correas. Sus relatos de los miércoles, sus recreaciones históricas, sus ventanas abiertas cada mañana y sus lecciones con su juego “Una vida en diez líneas de Word”, convierten su página de facebook en una lectura obligada cada día.
Como veis, pocas lecturas me han defraudado. Sólo he leído autores españoles y han ganado las chicas, aunque por pura casualidad.
Llevo días sin leer por lo que no he podido terminar el que tengo entre manos. Si lo acabo antes de tomar las uvas, os lo cuento.

¡Os deseo un feliz 2017!

6 comentarios:

  1. Mil gracias por las palabras que le dedicas a lo que escribo, pero sobre todo, mil gracias por estar ahí a diario. Espero que podamos seguir compartiendo letras.
    Un beso grande, Almudena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por escribir tan bien y ser como eres. Besitos.

      Eliminar
  2. No puedo más que decir que gracias, muchas, muchas gracias. Por estar ahí, por esa confianza diaria, que es lo mejor.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo dicho es lo que siento. Aunque no haya leído tus libros, has llenado horas de magnífica lectura y he aprendido mucha historia.
      Gracias. Besitos.

      Eliminar
  3. Lo mejor de todo es lo que a menudo compartimos. Espero que el 2017 nos brinde aún más contacto. Te quiero, amiga. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Lo mejor que me ha traído el contacto con los escritores a través de las redes sociales, es la amistad fraguada con algunos de vosotros. La tuya es especial porque tenemos confidencias de abuela que los demás no entienden.
      Muchísimos besos. Yo también te quiero mucho.

      Eliminar